28.9.11

¿Qué distracción hay más noble, qué compañía más distraída, qué contemplación más deliciosa que la de la literatura?

 La elegancia del erizo (Muriel Barbery) 

3 comentarios: