8.4.12

'El cuento número trece' - Diane Setterfield

   

El cuento número trece
Diane Setterfield
Editorial Lumen


Entre mentiras, recuerdos e imaginación se teje la vida de la señora Winter, una famosa novelista ya muy entrada en años que pide ayuda a Margaret, una mujer joven y amante de los libros, para contar por fin la historia de su misterioso pasado.
"Cuénteme la verdad", pide Margaret, pero la verdad duele, y sólo el día en que Vida Winter muera sabremos qué secretos encerraba El cuento número trece, una historia que nadie se ha atrevido a escribir.




La lectura es ágil. La autora nos atrapa en una tela de araña que sigue el esquema clásico, presentación, nudo y desenlace, que tan sólo se ve un poco alterado por la curiosidad de una de las protagonistas. 
El cuento número trece se desarrolla en dos tiempos verbales, el presente en el que una anciana escritora de éxito, cansada de inventarse una vida para huir de aquella que le toco en suerte, decide que es el momento de contar la verdad, para ello pide la ayuda de una librera, escritora ocasional de biografías de personajes históricos secundarios, una autentica rata de biblioteca y de archivos históricos, mortificada por un secreto. La aceptación del encargo por parte de esta despierta al fantasma que la acecha y emprende una huida de si misma hacia ninguna parte.
El tiempo en pasado es la historia que narra la anciana, que en ciertos momentos se cuenta en tercera persona y en otros en primera, hecho que desconcierta a la biógrafa y al lector y que sin embargo conforme avanza esta termina encajando. 
Tampoco se desarrolla en un único escenario, la autora nos describe los distintos lugares, la librería, por la que pareces estar paseando, la habitación de Margaret sobre ese escenario para ella bucólico, la casa de la escritora Vida Winter y las distintas estancias por las que se pasea Margaret, la casa de Angelfield que se describe con profusión en la historia que narra Vida Winter y también como la encuentra Margaret en su visita y cada lugar te impregna de su magia y misticismo.
Tiene un final inesperado: La trama se va complicando y mientras vas leyendo, empiezas a elucubrar todo tipo de soluciones posibles para el final, pero la verdad es que yo no lo descubrí hasta que lo leí. Y siempre se agradece un poco de sorpresa añadida.

En definitiva, ¡me ha encantado! Se lo recomiendo a todos los que les guste descubrir algo nuevo en las relaciones personales y los dramas clásicos románticos. Solo un pero, me ha decepcionado la explicación del cuento número trece, que da titulo al libro, quizás se me haya quedado algo en el tintero al leerlo...

2 comentarios:

  1. Ha sido bonito recordar este magnífico libro, uno de mis favoritos. Me alegro de que te gustara y sobretodo de acertar con mis recomendaciones. "Una pasión vintage" también te puede gustar.

    ResponderEliminar
  2. Lo anoto a mi lista de "lecturas pendientes"

    ResponderEliminar