9.9.12

"El cuaderno de Maya" - Isabel Allende

   El cuaderno de Maya
Isabel Allende
Editorial Plaza & Janés

«Soy Maya Vidal, diecinueve años, sexo femenino, soltera, sin un enamorado, por falta de oportunidades y no por quisquillosa, nacida en Berkeley, California, pasaporte estadounidense, temporalmente refugiada en una isla al sur del mundo. Me pusieron Maya porque a mi Nini le atrae la India y a mis padres no se les ocurrió otro nombre, aunque tuvieron nueve meses para pensarlo. En hindi, maya significa “hechizo, ilusión, sueño”, nada que ver con mi carácter. Atila me calzaría mejor, porque donde pongo el pie no sale más pasto. Mi historia comienza en Chile con mi abuela, mi Nini, mucho antes de que yo naciera, porque si ella no hubiera emigrado, no se habría enamorado de mi Popo ni se habría instalado en California, mi padre no habría conocido a mi madre y yo no sería yo, sino una joven chilena muy diferente.»


"Hay gente que cree que todos los duelos se parecen y existen plazos y fórmulas para superarlos. La filosofía estoica de mi Nini es más adecuada en estos casos: A sufrir llaman, apretemos los dientes, decía. Un dolor así, dolor del alma, no se quita con remedio, terapia o vacaciones; un dolor así se sufre, simplemente, a fondo, sin atenuantes, como debe ser."

Ya os conté hace algunos días que estaba enfrascada en la lectura de la historia de la joven Maya Vidal. Seguro que a muchos la historia les parece absurda, surrealista y rocambolesca, pero quizá por eso a mi me ha enganchado como hacia tiempo que no me sucedía.
Me encantaría de Isabel Allende continuara la historia de esta jovencita, necesito saber más de Maya, siento que existe y que si voy a Chiloé la encontraré.
Si teneis la oportunidad de leerlo, no la dejeis escapar, porque no os defraudará, garantizado.

1 comentario:

  1. Parece que recuperaré a mi Maya...
    Me alegro de que lo leyeras y sobre todo de que te gustara. Después de tanto insistir y hablarte de Maya... Por otro lado, ¡menos mal que lo has acabado! ya sabes que no soportaba no poder contarte los detalles y el qué pasará. Salvo unos cuantos que se me escaparon todos los has descubierto por ti misma. Ya sabes que quiero opinión hablada en cuanto nos veamos.

    Por cierto, a mi la historia no me parece para nada absurda, surrealista o rocambolesca. Según he sabido por las propias palabras de la autora, Isabel Allende la ha narrado como hechos tremendamente realistas. De hecho, se inspiró en la adicción a las drogas de sus hijastros para escribirla.
    Cuando lo acabé, yo también tuve el deseo de querer saber más sobre Maya, ¿cómo le fueron las cosas tras la última página? ¡Ojalá Isabel Allende continuara la historia!

    ResponderEliminar