2.3.13

Inflitrados

Título original: The departed
Dirección: Martin Scorsese.
País: USA.
Año: 2006.

Duración: 152 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Jack Nicholson, Mark Wahlberg, Martin Sheen, Ray Winstone, Vera Farmiga, Alec Baldwin , Anthony Anderson, Kevin Corrigan, James Badge Dale.
Guión: William Monahan, inspirado en la película "Juego sucio (Infernal affairs)" (Hong Kong, 2002), de Andrew Lau y Alan Mak.
Producción: Brad Pitt, Brad Grey y Graham King.
Música: Howard Shore.
Fotografía: Michael Ballhaus.
Montaje: Thelma Schoonmaker.
Diseño de producción: Kristi Zea.
Vestuario: Sandy Powell.
Estreno en España: 27 Octubre 2006.

Sinopsis: El Departamento de Policía de Massachussets se ve envuelto en una guerra campal para derrotar a la mayor banda de crimen organizado de la ciudad. La estrategia es terminar con el reinado del poderoso jefe de la mafia Frank Costello (Jack Nicholson) desde dentro. A un joven novato, Billy Costigan (Leonardo DiCaprio), criado en el sur de Boston, se le encarga infiltrarse en la mafia dirigida por Costello. Mientras Billy intenta ganarse la confianza de Costello, otro joven policía que también ha surgido de las calles del sur, Colin Sullivan (Matt Damon), sube rápidamente de categoría dentro de la policía del Estado. Colin, que se ha ganado un buen puesto en la unidad de Investigaciones Especiales, forma parte de un grupo de oficiales de élite cuya misión es acabar con Costello. Pero lo que sus superiores no saben es que Colin trabaja para Costello, y le mantiene un paso por delante de la policía. Cada uno acaba totalmente consumido por su doble vida. Pero cuando los gánsteres y la policía se dan cuenta de que hay un topo entre ellos, Billy y Colin se encuentran en peligro constante de que les cojan y queden expuestos al enemigo, y cada uno debe darse prisa en desvelar la identidad del otro para salvarse a sí mismo.

Trailer:



Crítica: 

La cinta se centra en Billy Costigan (Leonardo DiCaprio) y Colin Sullivan (Matt Damon), dos novatos policías que trabajan para la ciudad de Boston combatiendo el crimen organizado dirigido por la mafia irlandesa. El problema es que uno de ellos se ha infiltrado entre los criminales para informar a la policía sobre sus actividades... y el otro ha hecho lo mismo, pero en la fuerza policíaca.
Scorsese introduce al espectador en la acción con un bombardeo incesante de imágenes cruzadas desde el primer minuto y esa manera en que está contado el film, a partir de los entrecruzamientos entre los personajes, permiten conservar una dinámica que sólo pareciera aflojar un poco en el último tramo. En definitiva, se trata de una película de gánsteres, y por eso la acción, la sangre y la intriga no quedan en ningún momento al margen de la historia.
La labor de todo el reparto sólo se podría calificar de magnífica, destacando un Leonardo DiCaprio que desde el primer momento consigue que nos olvidemos de su eterno aspecto aniñado, el mismo que le ha perjudicado en algunas de las películas en las que se ha dejado ver en los últimos años. Matt Damon y Mark Wahlberg también sacan adelante sus papeles, mientras que Jack Nicholson nos regala destellos de calidad.
Buenos actores, buena música, buen guión, buena ambientación... Quizá no sea la mejor película de Scorsese (del que me declaro fiel seguidora), pero a mi me gustó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario