19.4.13

'La lista de mis deseos' - Grégoire Delacourt

   La lista de mis deseos
Grégoire Delacourt
Ediciones Maeva

La protagonista de esta historia es Jocelyne, apodada Jo, que regenta su propia mercería en Arras, una pequeña ciudad francesa, y escribe un blog sobre costura y manualidades, diezdedosdeoro, que cuenta ya con miles de seguidores. Sus mejores amigas son las gemelas propietarias del salón de belleza vecino. Su marido, Jocelyn, también Jo, es de lo más normalito, y sus dos hijos ya no viven en casa. En este punto de su vida no puede evitar sentir cierta nostalgia al pensar en sus ya caducas ilusiones de juventud, cuando soñaba con ser modista en París.
Cuando las gemelas la convencenpara que juegue al Euromillón, se encuentra, de repente, con dieciocho millones de euros en las manos, y la posibilidad de tener todo lo que quiera. En ese momento es cuando Jo decide empezar a escribir una lista enumerando todos sus deseos, desde una lámpara para la mesa de la entrada hasta una nueva cortina para la ducha; porque, para su propia sorpresa, ya no está del todo segura de si el dinero realmente trae la felicidad…


"Porque nuestras necesidades son nuestras pequeños sueños cotidianos. 
Son nuestras pequeñas cosas pendientes, que nos proyectan al día siguiente, al otro, al futuro."

Quizá fuera la portada, bella y evocadora, la que me hizo decantarme por La lista de los deseos para su lectura. Un lomo imitando a tela floreada con el dibujo de un cosido de arriba abajo, la cúspide de la Torre Eiffel en la parte inferior y unos carretes de hilo junto a un dedal. Una portada muy al gusto del público femenino. Un público para el que va dirigido este libro.
La historia es sencilla. Jocelyne es la dueña de una mercería la cual no le va mal. Y que poco a poco va incrementando las ventas a raíz de un exitoso blog sobre costura. Su marido, Jocelyn, trabaja en una sucursal de helados y su vida es sencilla y normal. Sus dos hijos, ya emancipados, no les hacen mucho caso, y el padre de ella sufre una enfermedad que le hace recordar sólo los seis últimos minutos. Un buen día la fortuna le sonríe cuando juega a un boleto del Euromillón. Y a pesar de las advertencias de una psicóloga cuando va a recoger el talón del premio, su vida, sin querer, cambiará radicalmente. Ya no está del todo segura de si el dinero realmente trae la felicidad...
En la contraportada el editor nos dice que es una novela sencilla (totalmente de acuerdo), optimista (nada de nada) y la perfecta lectura anticrisis (yo no la veo así). Y nos comenta que las cosas pueden cambiar si realmente uno se lo propone. Bueno, una vez acabado el libro, que debido a su brevedad, tipografía generosa, capítulos mínimos y espacios en blanco, se hace en poco tiempo, la sensación que le queda a uno en el cuerpo es de amargura. El final de la obra, a mi entender, es triste y desolador. En la solapa se nos anuncia como una novela que ”dibuja una sonrisa en los labios nada más empezar a leer”, lo cierto es que la trama, a medida que profundizamos en ella, se hace más y más melancólica .
A pesar de que le punto de partida me parece interesante y bien hallado, creo que el autor podría haber aprovechado más el argumento, ya que la sorprendente brevedad del relato conduce a una predecible superficialidad. La escritura es sumamente sencilla y participa de unos personajes tiernos.
En fin, una novela sencillita, con trasfondo de autoayuda y tipografía de gran caja y que gustará a mujeres de cierta edad y a lectores no muy exigentes.

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo me esperaba otra cosa y que me llevara más tiempo leerla. En tres horas la tenía finiquitada y no porque me enganchara sino porque me dio la sensación de estar leyendo un resumen de la novela en si. Demasiado escueta y de optimista nanai porque la protagonista acaba desencantada con el mundo. Pero bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decepción. Creo que esa es la palabra que mejor define este libro. ¿Por qué? Igual tenía una idea preconcebida sobre el libro basada en la portada y la sipnosis de la contraportada. Trataba (o eso críia yo) un tema que me interesa, y que a priori podría ser el mejor argumento para una buena novela, pero a este autor le vino grande la idea, no fue capaz de desarrollar una buena trama, para crear una buena historia.

      Eliminar