16.4.13

'La mujer de papel' - Rabih Alameddine

   La mujer de papel
Rabih Alameddine
Editorial Lumen

La historia de una mujer que vive por y para la buena literatura en el convulso Beirut de estos últimos años.

Aaliya habla de su vida, pero qué vida… Años y años dedicados a leer compulsivamente los mejores libros y a traducirlos, sin pretender que nadie sepa de su trabajo y sin buscar el afecto de una familia que ni la comprende ni la protege; días y noches afilando lápices y guardando cajas llenas de folios en un trastero, lejos de la miseria cotidiana y de una guerra que ha convertido a unos jóvenes pacíficos en espías, obligando a una mujer sola a dormir con un rifle al lado de la cama para defenderse de los ataques imprevistos.
Ha huido de esta realidad llena de violencia y desprecio para refugiarse en las páginas de Pessoa, de Javier Marías, de Bolaño, de Nabokov, de Antonio Muñoz Molina, de Calvino y de muchos otros autores que para ella son más reales que las quejas de unos parientes siniestros o el retumbar de las bombas en las calles de Beirut.

Aaliya es un ser adorable, hecho de papel y sin embargo vivo, con un sentido del humor muy peculiar, que se resguarda de todo y de todos a la sombra de una vieja chaqueta de lana y de la buena literatura, tratando de tú a Ana Karenina, y buscando en los libros una mejor versión de sí misma y del mundo que le ha tocado vivir.
Entrar en el apartamento de Aaliya, estar ahí con ella y con sus vecinas, compartir sus miedos y su valor, es una experiencia intensa que nos acerca a las mujeres que hoy mismo están viviendo las revueltas de la primavera árabe.
En resumen, Aaliya vive inmersa en los libros, son sus amigos, sus compañeros, y habla de ellos sin cesar. Me ha hecho transmitido su ternura, y me ha hecho llegar su amor por la literatura.

1 comentario:

  1. Ya me habías contado que se centra mucho en nombrar y girar en torno a otros libros. Sería un libro sustentado en muchísimos libros. Yo no lo he leído pero parece una lectura amena y que te puede descubrir muchas otras.

    ResponderEliminar