25.5.13

El Gran Gatsby

Título original: The great Gatsby 
Dirección: Baz Luhrmann. 
Países: Australia y USA. 
Año: 2013. 
Duración: 143 min. 
Género: Drama, romance. 
Interpretación: Leonardo DiCaprio (Jay Gatsby), Tobey Maguire (Nick Carraway), Carey Mulligan (Daisy Buchanan), Joel Edgerton (Tom Buchanan), Isla Fisher (Myrtle Wilson), Jason Clarke (George Wilson), Elizabeth Debicki (Jordan Baker). 
Guion: Baz Luhrmann y Craig Pearce; basado en la novela homónima de F. Scott Fitzgerald. 
Producción: Baz Luhrmann, Catherine Martin, Douglas Wick, Lucy Fisher y Catherine Knapman. 
Música: Craig Armstrong. 
Fotografía: Simon Duggan. 
Montaje: Jason Ballantine, Matt Villa y Jonathan Redmond. 
Diseño de producción: Catherine Martin. 
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España. 
Estreno en España: 17 Mayo 2013.

Sinopsis: En la alta sociedad norteamericana, llama la atención la presencia de Gatsby, un hombre misterioso e inmensamente rico, al que todos consideran un advenedizo, lo que no impide que acudan a sus fastuosas fiestas. Gatsby vive obsesionado con la idea de recuperar al amor de su juventud.

Trailer:



Crítica:


El gran Gatsby nos cuenta la historia de un aspirante a escritor, Nick Carraway, que deja el medio oeste y llega a Nueva York en la primavera de 1922, una época de relajamiento moral, deslumbrante jazz, reyes del contrabando y en la que la bolsa sube como la espuma. Nick, que busca su propia versión del sueño americano, tiene como vecino a un misterioso millonario que da muchas fiestas, Jay Gatsby, y al otro lado de la bahía están su prima Daisy y el mujeriego marido de sangre azul de ésta, Tom Buchanan. Así es como Nick se verá inmerso en el mundo cautivador de los grandes millonarios, sus ilusiones, amores y engaños.
Con una gran ambientación y una gran elenco de actores, la película no dejará indiferente a nadie. A unos les encantará más la primera parte (más frenética, desenfadada, alegre) y a otros la segunda (pausada, seria y dramática). Lo que está claro es que El Gran Gatsby no te dejará indiferente. 
Esta historia nos recuerda que la riqueza y la fama son efímeras y los sueños, frágiles, pero también nos invita a fantasear y a perseguir la luz verde de esperanza al otro lado del lago. La vida de Jay Gatsby es el reflejo simbólico de las antítesis que reinan en nuestras propias vidas. La voluntad del personaje de revivir el pasado nubla su vista en el presente; el esplendor de la alta sociedad choca con la crudeza de la pobreza.
Pero la mayor lección que nos enseña esta película es que no podemos negarnos a nosotros mismos, y por esa razón tampoco debemos intentar convertir a los demás en algo que no son. Pretender cambiar lo inmutable solo nos traerá infelicidad y nos conducirá lenta e irremisiblemente hacia nuestra propia destrucción.

En resumen, El Gran Gatsby de Baz Luhrmann, y sobre todo de Leonardo DiCaprio (que sabe darle al personaje de Gatsby la garra y ese punto extravagante y misterioso a su personaje), se destapa como una obra trágica, casi operística, que disecciona y destruye el sueño del progreso en esta época nuestra, en la que los valores, vuelven a perderse escapando a nuestro control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario