14.6.13

''Que sea la última vez...'' - Màxim Huerta

   Que sea la última vez...
Màxim Huerta
Martínez Roca

Margarita Gayo, reina indiscutible e indiscutida de la televisión, recibe una carta de la revista TP que hará tambalearse su vida: quieren darle el premio a toda una carrera... Lo que debería ser motivo de alegría se convierte en una auténtica pesadilla. ¡La están llamando VIEJA! ¡¡¡Le están anticipando la jubilación!!!
Desde ese mismo día Margarita vivirá sin vivir en sí. Tiene que hacer algo. Por ejemplo, acercarse a la clínica de su amiga Rita para que le dé unos pinchacitos que la hagan parecer más joven, irse de compras a las tiendas haute couture para darse un baño de masas y quitarse la depresión, programar un viajecito a París para adquirir el último modelo de Christian Lacroix... Y todo ello mientras los problemas se suceden a su alrededor: Luchi Lobo, que fue salir de Miss España, ponerse unos pechos enormes en la clínica Mallorca y tener programa para ella solita, le quiere quitar su puesto; en su pueblo, en vez de ofrecerle una plaza conmemorativa, sólo le dan una simple calle... y encima, en París, conoce a un modelazo guapísimo, divertido e inteligente de sólo ¡23 años! que la seduce y la conquista. Y así transcurre su vida hasta que llegue el día de la gran gala, ensayando el discurso una y mil veces: “El PREMIO que hoy tengo entre manos quiero que sea el alimento profesional de todas las demás aspirantes a presentadoras, todas esas misses, putones verbeneros, lobas, carroñeras, perras, busconas, zorrongas, descentradas, arribistas, liantas, alimañas peliteñidas, siliconadas, bichos, perversas, sabandijas, bestias, musarañas, rastreras escotadas, minifalderas golfas y frescas que empiezan en la televisión”...


«Una vida no es suficiente para amar, lo sé. Pero por qué no aprovechar la que tengo en las manos. He cogido aire, le he mirado, me he agarrado segura a su mano derecha y cuando he sentido que me apretaba fuerte para hacerme sentir que él estaba allí, yo he sido ahora la que le he dicho:
—Je t’aime».

El sentido del humor que impregna toda la obra no me ha arrancado grandes carcajadas, pero si me ha mantenido una sonrisa permanente en los labios durante toda la lectura (humor en literatura es complicado de manejar).
Los temas que toca me han parecido interesantes, por un lado nos pone de manifiesto como lo que vende en televisión no es siempre la calidad, un escándalo puede hacer subir los indices de audiencia de forma desorbitada, a los televidentes les va el morbo. 
La vejez y los modos de atajarla, las cremas, los tratamientos de belleza express, las operaciones de cirugía estética, todo ello desfila por las páginas del libro de la mano de Marga y sus pijas amigas.
No es un novelón, pero yo me lo he pasado muy bien leyéndola. Los personajes son bastante estereotipados, la criada buena, el marido aburrido, la enemiga estupenda, la amiga ligerita de cascos, el amante joven... pero están bien trazados, y consigues olvidar los estereotipos. as pinceladas son muy acertadas y los toques de humor sublimes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario