5.11.14

Drácula, la leyenda jamás contada

Título original: Dracula untold. 
Dirección: Gary Shore. 
País: USA. 
Año: 2014. 
Duración: 92 min.
Género: Acción, fantástico. 
Interpretación: Luke Evans (Vlad), Sarah Gadon (Mirena), Dominic Cooper (Mehmed), Art Parkinson (Ingeras), Charles Dance (maestro vampiro), Diarmaid Murtagh (Dimitru). 
Guión: Matt Sazama y Burk Sharpless; inspirado en los personajes creados por Bram Stoker. 
Producción: Michael De Luca.
Música: Ramin Djawadi. 
Fotografía: John Schwartzman. 
Montaje: Richard Pearson. 
Diseño de producción: François Audoy. 
Vestuario: Ngila Dickson. 
Distribuidora: Universal Pictures International Spain.
Estreno en España: 24 Octubre 2014.
No recomendada para menores de 16 años

Sinopsis:   Año 1462. Transilvania disfruta de un prolongado periodo de paz bajo el dominio del justo y luchador Vlad III, príncipe de Valaquia, y de su amada esposa Mirena. Juntos han firmado tratados de paz para el país y se han asegurado de que el pueblo esté protegido del avance del Imperio Otomano, decidido a conquistar el mundo. Pero cuando el sultán Mehmed II exige que se le entreguen mil niños, entre ellos el hijo de Vlad, para incorporarlos a las filas de su ejército, Vlad se enfrenta a una difícil decisión: hacer lo mismo que hizo su padre con él y entregar a su hijo al sultán, o buscar la ayuda de un monstruo para derrotar a los turcos, a sabiendas de que su alma será encadenada para la eternidad. Vlad viaja a la Montaña de la Muela Rota, donde busca a un terrible demonio para llegar a un trato con él. El príncipe tendrá la fuerza de cien hombres, la velocidad de una estrella fugaz y el poder de derrotar al enemigo, pero a cambio sufrirá una sed insaciable de sangre humana.

Trailer:


Crítica:
La película nos cuenta el origen del mito del vampiro Drácula a partir del personaje histórico que lo inspiró, el príncipe Vlad de Transilvania.

Quincuagésima revisión de uno de los chupasangres más famosos de la historia, que da una vuelta de tuerca al personaje creado por Bram Stoker, convirtiéndolo en todo un mártir en su lucha contra el auténtico monstruo que en esta ocasión son los turcos. La humanización y buenas intenciones del protagonista hacen que nada tenga que ver este Drácula con el género de terror, encuadrándose de lleno en el cine fantástico y de aventuras dirigido a todos los públicos.
La historia se queda un poco coja y le faltan elementos que la hagan redonda, y de igual manera los guiones y personajes nos dejan con un sabor de boca agridulce porque el planteamiento es bueno y podría haber dado más de sí. A destacar, la forma en que Luke Evans da vida a un personaje que pasa por todas las fases: alegría, traición, desafío, desesperación, pérdida... Sin duda, su actuación es lo mejor de la película.
No estamos ante lo que podría haber sido un peliculón, pero tampoco es mala. No es una historia de terror, no es un filme de vampiros: es un cuento de batallas, de las decisiones de un hombre para cuidar de aquello que le importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario