23.1.15

Marcapáginas

Una de las cosas más necesarias en la vida de todo lector entusiasta es el marcapáginas. Vale: los ebooks hacen que perder la página sea muy complicado. Pero ¿qué ocurre con los libros de papel? En mi caso, siempre me uso los marcapáginas que cojo en toda librería en la que compro libros o me regalan, y a veces acabo usando cualquier cosa que tenga a mano como punto de lectura. El ticket del bus, una postal que alguien me haya enviado recientemente, la faja del libro (¿valen para algo más que para esto?)… Nunca, eso sí, una página doblada, porque eso es sacrilegio.
Navegando por la red me he encontrado esta divertida viñeta llegará al corazón de muchos más lectores entusiastas.



Lo de memorizar dónde te has quedado parece una práctica de riesgo y lo de los globos demasiado laborioso, pero posiblemente alguna vez hemos caído en alguna de estas prácticas o una similar. ¿Cuál ha sido el marcapáginas más exótico que has usado alguna vez?

No hay comentarios:

Publicar un comentario