17.4.15

'Los últimos días de nuestros padres' - Joël Dicker

   Los últimos días de nuestros padres
Joël Dicker
Alfaguara

En 1940 Winston Churchill tiene una idea que cambiará el curso de la guerra: crear una nueva sección de los servicios secretos, el Special Operations Executive (SOE), para llevar a cabo acciones de sabotaje desde el interior de las líneas enemigas. Unos meses más tarde, el joven Paul-Émile deja París rumbo a Londres con la esperanza de unirse a la Resistencia. El SOE no tarda en llamarlo a sus filas, junto a un grupo de jóvenes compañeros. Tras un entrenamiento brutal, los pocos elegidos conocerán el amor, el miedo y la amistad, y serán enviados en misión a la Francia ocupada. Pero el contraespionaje alemán ya ha sido alertado.
Después de leer La verdad sobre el caso Harry Quebert (reseña aquí) y quedar fascinada con la historia y la forma de escribir de Joël Dicker, en cuanto me enteré que Alfaguara publicaba este libro lo añadí de inmediato a la lista de lecturas pendientes. Es la segunda novela que se publica en España de este autor, pero en realidad esta es la primera novela escrita por el joven suizo y fue ganadora del Premio de los Escritores Ginebrinos.

En Los últimos días de nuestros padres Joël Dicker aprovecha el entramado histórico para mostrarnos una reflexión profunda sobre lo que significa el ser humano.
La sección F esa formada por un grupo de once soldados que se entrenan secreta y duramente en Inglaterra en un programa secreto de los países aliados para buscar de manera desesperada frenar el avance de los alemanes. Entre estos hombres y mujeres una unión irrompible se ha forjado. Una unión que ni la guerra podrá destruir.

Parte de una buena idea, de una situación interesante, pero no consiguió atraparme. Los últimos días de nuestros padres es la primera novela de Dicker, y se nota que su estilo no está tan pulido como en su siguiente novela, pero a pesar de eso su incipiente talento se deja notar, pues la fluidez narrativa de la pluma Dicker y los diálogos componen una buena novela que lee con facilidad.
La trama es lenta en casi todo su desarrollo, aunque tiene un momento de la historia donde realmente no puedes quitarte el libro de las manos. Que el ritmo de la novela sea lento se debe al excesivo detalle en la contextualización. Aunque eso aporta mucha riqueza a la historia, al lector puede desesperarlo (que fue lo que me pasó a mi).
Los personajes están muy bien definidos, de forma que sus amores, frustraciones, logros y remordimientos van atrapando al lector y hace que sintamos empatía con todos ellos. Sin duda las figuras narrativas es uno de los puntos fuertes de este joven autor.

1 comentario:

  1. Creo que de momento lo dejaré pasar... jajaja!
    Primero quiero leer el otro del autor, que por lo que me dijiste te gustó más =)
    Besos^^

    ResponderEliminar